ANTES DE LA FINAL EN ESPAÑA, LA FILIAL DE RIVER MOSTRÓ SU DESCONTENTO
02/12/2018
11:37 AM

Luego de que la Conmebol resolviera que el partido de vuelta de la Final de la Copa Libertadores se jugara el próximo 9 de diciembre en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid, todo el entorno de Boca Juniors y River Plate mostró su disconformidad. Frente a esto, Sebastián Lívano, presidente de la filial “millonaria” local, comentó: “es una vergüenza que una final de Copa se juegue en España”.

Nos perdemos una final increíble”, expresó el dirigente, a lo que agregó: “la verdad es que estoy triste porque teníamos la ilusión de que iba a ser un día inolvidable. Podíamos ganar o perder, pero un resultado tenía que haber”.

Y es que, como le pasó a Lívano, también le ocurrió a decenas de miles de simpatizantes que se movilizaron hasta “El Monumental” para disfrutar de un encuentro histórico, diezmado y suspendido a causa de hechos violentos contra el colectivo que trasladaba a los futbolistas xeneizes.
En esta línea, continuó: “te digo la verdad, estoy triste. La semana pasada estuve nervioso, ansioso. Los últimos días no dormí, el viernes tenía el casamiento de un amigo y no fui por ir a la cancha bien temprano”.

Creo que se debía haber jugado en la cancha de River y con público. Muchos lo comparan con los hechos de 2015, del gas pimienta. Para mi no fue lo mismo, en la cancha de Boca el partido se estaba jugando, fueron dentro de la cancha los incidentes y River iba ganando”, aseguró, y añadió a modo de cierre: “La Copa ya quedó manchada. Teníamos la ilusión de que iba a ser una gran final, era la final del mundo como todos decían”.

MIRÁ EL VIDEO DE CVN:

BRAGADOTV.COM.AR

Todos los derechos reservados.

diseño y desarrollo