FEMICIDIOS: LA PANDEMIA QUE MATA HACE SIGLOS

Lamentablemente, hay muchas cosas que no frenan con la cuarentena obligatoria y una de ellas es el número de femicidios en el país, que ha seguido escalando en el mes de Marzo. El aislamiento ciertamente aumenta la vulnerabilidad de aquellas personas que sufren de violencia de género, y respecto a ese tema se pronunciaron Marita Gelitti, Presidenta de Acción Para el Desarrollo, y Carla Bruno, Presidenta de la Coalición Cívica Radical en Bragado.

LA NOTA COMPLETA:

Femicidios: la pandemia que mata hace siglos

Por Carla Bruno y Marita Gelitti

Un dato, un número: 12 son los femicidios ocurridos durante el tiempo del aislamiento decretado por la pandemia del COVID-19 hasta hoy. Sigue la pandemia de asesinatos de mujeres, dentro de la pandemia que de la que más se habla en el 2020.

Los asesinatos de Cristina y su hija Ada, y de Claudia, en los últimos días, nos conmovieron una vez más como los otros, de hace más tiempo, los cientos y miles. A los ciudadanos cada vez nos duele más. Y también nos preguntamos: ¿Realmente a todos nos duele tanto?

Después de haberse decretado el aislamiento social, preventivo y obligatorio nos quedamos sin 12 madres, hijas, hermanas, amigas. Todas ellas llenas de vida, energía y mucho miedo. Tenían miedo, sin dudas, y algo falló para que los asesinos machistas les arrebataran su vitalidad.

Sus asesinos, repitiendo un modelo machista ancestral aprendido, las consideraron una cosa más de su patrimonio, al igual que cualquier objeto. Esos hombres que los perpetran ven a la mujer como un ser inferior, que no tiene los mismos derechos que ellos. Sienten que la violencia es parte de la relación.

¿Cuánto nos falta aún como sociedad para vivir hombres y mujeres en armonía? ¿Cuánto nos falta para dejar de decir #NiUnaMenos?

Sin lugar a dudas el cambio es cultural. El desafío es comprender que la nueva sociedad ya empezó; la de la igualdad en dignidad y en derechos con respeto por las diferencias.

Parece una locura tener que recordar en el siglo XXI que los derechos que las mujeres reclamamos -como a la vida, a la libre elección de nuestra vocación laboral, pareja o vestimenta, a circular libremente, a ser independientes, y a buscar la felicidad- nos corresponden por el solo hecho de ser personas.

Como todo cambio, asusta y genera resistencia. Por ello, debe ser realizado por las sociedades y liderado por los Estados. Así, cada Gobierno (a nivel nacional, provincial y municipal) debe priorizar la vida de las argentinas, con políticas públicas concretas.

Para que éstas tengan la fuerza necesaria para cambiar la realidad, debe verse reflejada en la relevancia que se les da en los presupuestos, las áreas de Gobierno y en las decisiones gubernamentales. Sin embargo, cuando miramos los datos concretos, encontramos el motivo por el cual el femicidio aún sigue siendo pandemia.

Entradas relacionadas

error: Este contenido está protegido!!