EL SECTOR GASTRONÓMICO, AL BORDE DEL CIERRE POR LA CUARENTENA

A raíz de la nota escrita desde el sector gastronómico por la desesperante situación que vienen atravesando desde el inicio de la cuarentena, los empresarios gastronómicos se han ido manifestando para sumar al pedido de una pronta solución con las esperanzas de que les permitan trabajar a puertas abiertas, tal y como se había hecho en la fase 5.

Esta mañana, Nacho Guerrieri, uno de los dueños de Olivo, fue entrevistado por ‘El Megáfono’ para que exprese los motivos por los cuales desde su sector creen que han quedado excluidos por las medidas adoptadas desde el Estado.

A medida que fueron empezando a permitir las distintas actividades veíamos que a nosotros nos dejaban excluidos, así que nos empezamos a agrupar como sector con todos los propietarios de lugares gastronómicos de la ciudad, y establecimos una serie de reuniones con funcionarios municipales para ver de qué forma podíamos trabajar brindando las normas de seguridad que son necesarias debido a las circunstancias. Llegamos a tener una reunión con el Intendente en el cuál le presentamos la problemática, esta reunión fue después de estar 80 días cerrados”, explicó Guerrieri.

El empresario, además, relató que el pase a la quinta fase de la cuarentena no dio los resultados que esperaban, no sólo por la duración de la misma si no también por el hecho de que “la gente tiene miedo, sale de a poco, creo que va a ser muy gradual ésto, es una situación que se va a recomponer con el tiempo.”

Guerrieri además consideró que el retroceso a la cuarta fase fue innecesario, ya que los casos detectados en Bragado son ‘importados’:Estuvimos una semana abiertos, y cuando se dieron los dos casos de los enfermeros que trabajaban afuera el Gobierno Municipal decidió volver a fase 4, lo cuál nosotros consideramos que es algo totalmente cómodo porque no tiene nada que ver la apertura de los locales con los casos que se han desarrollado de Covid en la ciudad, entonces creemos que es totalmente discriminatorio. Hoy en la ciudad están abiertas todas las actividades menos gastronomía, gimnasios y salones de fiesta.

Desde el sector manifiestan que llevan más de 100 días sin poder trabajar normalmente, acumulando deudas no sólo con las cargas sociales que conlleva el hecho de tener empleados, si no también con los alquileres, servicios y hasta con los proveedores. “El enemigo está pero está lejos todavía, entonces creemos que nosotros podemos seguir trabajando con todas las normas de seguridad para cuidar a nuestros empleados y a nuestros clientes”, comentó.

Si nosotros cada vez que aparece un caso importado vamos a tener que cerrar nuestras puertas, nos vamos a ver obligados a tener cerrados 150 días más. ¿Qué negocio puede subsistir estando 4 o 5 meses sin facturar? Es imposible, inviable”, agregó Guerrieri quien además, dijo que no querían entrar en rebeldía y abrir sus puertas sin autorización: Necesitamos que el Intendente entienda y defienda los intereses de los ciudadanos, que generamos puestos de trabajo genuino y que para pagar esos sueldos lo hacemos en base al trabajo que vamos generando. 200 familias viven de la gastronomía de forma directa.

NACHO GUERRIERI – OLIVO RESTÓ – RESTAURANTES Y BARES, AL BORDE DEL CIERRE

NACHO GUERRIERI – OLIVO RESTÓRESTAURANTES Y BARES, AL BORDE DEL CIERRE

Publicado por El Megáfono en Martes, 30 de junio de 2020

Entradas relacionadas

error: Este contenido está protegido!!