NOTA DE OPINIÓN DE CARLA BRUNO PARA APOYAR EL RETORNO DE LAS CLASES PRESENCIALES

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Continúa la incertidumbre en torno a las clases presenciales. Mientras que algunos dirigentes anuncian fechas para el regreso a la presencialidad, hay otros sectores que ponen en duda las condiciones sanitarias y los protocolos para que esto suceda, y desde lo político también opinan lo suyo.

Quién también ha emitido su opinión mediante una carta, es la doctora María Carla Bruno, presidente de la Coalición Cívica ARI, quien sostiene que la educación es un derecho que debiera ser garantizado por el Estado, lo cual aplica para todos los tiempos, incluso en la pandemia.

LA EDUCACIÓN ES ESENCIAL

En tiempos de pandemia hemos pensado y hablado mucho acerca de la «esencialidad». Así consideramos esenciales a los profesionales y trabajadores de la salud, a aquellos que producen y comercializan alimentos (tenemos que comer). También a diferentes tipos de transporte, personal de seguridad, etc.
Sin embargo nos seguimos preguntando frente al año que nos espera, aún con vacuna mediante, qué hacer con la educación.

Es necesario recordar que se trata de un derecho reconocido en la Constitución Nacional y en los Tratados Internacionales con jerarquía constitucional. Y este dato no es menor pues se trata de un derecho fundamental de las personas que el Estado en consecuencia debe proteger (art. 75 inc. 19).

La misma Ley Nacional de Educación enuncia entre sus principios que la educación y el conocimiento son un bien público, un derecho tanto personal como social, garantizados por el Estado. Esta garantía es válida para todos los tiempos, aún los de pandemia.

Y es así porque en la escuela los alumnos no solamente aprehenden conocimientos, sino que se transmiten valores y costumbres; se produce un proceso de socialización donde se asimilan conductas, hábitos, modos de ser y de actuar. Pero fundamentalmente asegura a cada estudiante un profundo sentido de pertenencia a la sociedad al saber que cada día se lo espera en el ámbito escolar para impulsarlo hacia su propio progreso y por directa consecuencia al del país. Este es el núcleo de todos los planes de desarrollo en el mundo, sin importar la ideología de la que se parta.

Es por ello que urge implementar clases presenciales, de la manera más cercana posible, dado el contexto, a lo que era antes del Covid.

No podemos permitir que más niños y jóvenes queden fuera del sistema educativo y por ende de la sociedad en acción, por falta de dispositivos, de acceso a internet o de contención.

Por supuesto debemos aplicar los correspondientes cuidados para proteger la salud de los docentes, personal no docente y alumnos. Los protocolos deben ser cumplidos para protección de todos. Tal como se cumplen en los restantes ámbitos esenciales.

En una Argentina sumida en la pobreza, el camino principal para el crecimiento, es precisamente el conocimiento. La inclusión en el mundo futuro del trabajo exige cada vez mayor nivel educativo a todos los ciudadanos. Requiere del compromiso de toda la sociedad lograrlo.

Respetando los protocolos y cuidándonos entre todos, en la medida de lo posible, volvamos a las escuelas.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Entradas relacionadas