CONVERSATORIO: MARITA GELITTI DIALOGÓ CON GUILLERMINA MACHADO SOBRE LA OBSTETRICIA

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Ayer al mediodía, se emitió por la pantalla de Bragado TV una nueva edición de “Conversatorio”, el espacio de diálogo y reflexión conducido por Marita Gelitti. En esta oportunidad, la entrevista fue Guillermina Machado, una partera bragadense con 20 años de profesión.

En épocas antiguas las parteras eran empíricas, no existía la carrera, cuando fue llevada a la universidad coincide en la época donde el parto pasa de ser en las casas atendido por matronas o parteras, a ser atendido por médicos y por un sistema más institucionalizado”, explicó Machado en base a los inicios de la obstetricia.

Otro de los temas que abordó en el programa fue el llamado “parto respetado”, el cuál le daría derecho a la mujer a que elija una postura de parto, los elementos a utilizar e incluso el lugar o la modalidad a elegir para dar a luz, ya sea en el agua o en su domicilio.

Hay equipos que cobran un plus porque una mujer tenga un parto que le llaman ‘respetado en instituciones privadas, si quiere elegir una postura de parto, o ciertos elementos, o el parto en agua tengo que pagar para que eso se me brinde, eso es lo que está mal, o si quiero tener un parto domiciliario en Argentina, como no está en sistema, es una fortuna que una mujer tiene que pagar por tener un parto en su casa”, detalló.

La profesional también explicó que durante el trascurso de los años, la profesión se ha ido modificando sustancialmente. De hecho, con 20 años de carrera, Machado ha seguido estudiando e interiorizándose con otros modelos.

Cuando yo me recibí en el año 2000, salí de una facultad con un modelo muy duro, muy médico hegemónico, muy verticalista, muy intervencionista pero era lo que me enseñaron, que el parto era 100% el equipo de salud, que nosotros somos los que manejamos todo, con el correr de los años pude conocer otro lado que se venía en la obstetricia que era el parto sin intervención puntualmente”, comentó.

Guillermina también comentó que en Bragado sólo cuentan con una sala de parto, la cuál han adaptado para poder preparar una habitación de preparto y así, brindarle más intimidad a las mamás. “En las habitaciones tratamos de que las mamás estén de a una, a veces se puede y a veces no”, aclaró.

Otro de los temas que abordó durante la charla fue el parto domiciliario, práctica que no está instalada en el sistema de salud argentino y que por lo tanto, el Estado no regulariza. “La mujer entra en trabajo de parto se comunica con su centro hospitalario y ya tiene un equipo asignado que la va a atender por distancia del centro hospitalario, entonces se traslada la partera, que puede ir sola, con el obstetra o con la doula”.

Por último, explicó que la violencia obstétrica se enmarca dentro de la violencia de género y dijo que muchas veces, denunciar esos casos son muy difíciles. “Es cuando se ve algún derecho de la persona gestante alterado por parte del equipo de salud o por algún integrante de la institución. Ahora en pandemia las mamás no pueden estar acompañadas en salas de parto por una cuestión de protocolo, ahí ya se está violando un derecho pero a la vez, lo que bajan los colegios médicos es la prioridad del cuidado de la salud, eso es una situación especial”, aclaró.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Entradas relacionadas