EL LADO OSCURO DE INTERNET: LOS CASOS DE GROOMING HAN AUMENTADO EN LA CUARENTENA

El aislamiento social y lo que eso implica ha traído consigo una avalancha de recursos tecnológicos a los hoy es necesario recurrir, pero junto con ello, ha aumentado considerablemente la actividad de los menores en las redes sociales y frente a ésta situación, se han incrementado los casos de abusos sexuales virtuales en el último tiempo. Ésta mañana, el fiscal Leandro Marquiegui mantuvo una entrevista en El Megáfono para explicar de qué se trata ésta reciente amenaza y cómo actuar frente a estos casos.

El grooming es un delito, y es una forma de acoso virtual. En ésta modalidad, el adulto se disfraza, inventa un perfil, se pone en contacto con un menor con el fin de ganar su confianza y tratar de involucrarlo con alguna actividad sexual. El groomer es una persona que tiene y conoce herramientas para ir socavando las inhibiciones propias de los menores y con eso, tratar de entablar una relación empática, ganarse la confianza, generar una amistad. El menor va a creer que tiene un amigo nuevo y ésta persona va a ir involucrándolo en cuestiones sexuales”, explicó el fiscal general adjunto de Mercedes.

Cuando el adulto accede a una foto íntima del menor comienza a extorsionarlo para que no la distribuya a sus contactos. “Lo que le va a exigir el groomer son más fotos o un encuentro para tener una relación sexual violenta o por la fuerza”, detalló Marquiegui.

Con respecto a los delitos detectados y denunciados durante la cuarentena, el fiscal explicó que “se han dado casos en la zona, hemos notado un incremento en éste tipo de casos, incluso en esta coyuntura sanitaria que nos toca atravesar cuando estamos mucho más en contacto con lo virtual.” También explicó que es algo que le puede pasar a cualquier familia: “No somos mejores ni peores padres porque pase esto, nuestros hijos son víctimas, es una realidad. Los groomers están al acecho y están muy bien armados de herramientas para llegar a nuestros hijos.

Siguiendo en esa misma línea, enumeró una serie de recomendaciones para que los padres puedan evitar éste tipo de acoso: “Estar informado de los avances informáticos y tecnológicos, indagar acerca de las aplicaciones que utilizan los menores, preguntarles con quién hablan en Internet, establecer reglas y horarios de conexión, procurar que se conecten en Internet en lugares comunes de la casa, no en la intimidad encerrada de sus dormitorios, dialogar acerca de los riesgos que existen en la utilización de la cámara web, tratar de charlar con los hijos en la diferencia entre lo público y lo privado, qué y con quién se comparte lo privado. Si uno comparte una foto eso ingresa a un mundo del que no sale más y del que nosotros no tenemos dominios. Hay que prestar atención a los cambios repentinos de humor y a los horarios de conexión.

A pesar de la facilidad con la que el delincuente puede acceder a la intimidad de la familia, Marquiegui explicó que ellos cuentan con un gran abanico de herramientas tecnológicas para dar con el responsable. “Siempre se deja un rastro cuando uno explora en Internet. Nosotros tenemos acceso a dar con ése rastro y a dar con el usuario y el lugar físico desde donde se generó la conexión.

Por último, brindó dos canales para realizar éste tipo de denuncias si es que las familias no se quieren acercar a la comisaría. Pueden denunciar casos de grooming, pornografía infantil o abusos sexuales enviando un correo electrónico a [email protected] o mediante una plataforma del Ministerio de Seguridad en seguridad.gba.gob.ar.

LEANDRO MARQUIEGUI – FISCAL GENERAL ADJUNTO GROOMING, UNA AMENAZA EN LAS REDES

LEANDRO MARQUIEGUI – FISCAL GENERAL ADJUNTOGROOMING, UNA AMENAZA EN LAS REDES

Publicado por El Megáfono en Miércoles, 13 de mayo de 2020

Entradas relacionadas