La bragadense Angeline Foti participó en el programa “La Mirada” de Santa Cruz

Por su lucha e historia de vida, la bragadense Angeline Foti participó en “La Mirada”, un programa multiplataforma perteneciente al Grupo la Opinión Austral. Contó cómo fue el proceso de autopercibirse como mujer trans en Bragado, su dura infancia y su incesante búsqueda laboral (el Congreso aprobó la ley de cupo laboral trans).

Foti recibió al equipo de “La Mirada” en su casa en Río Gallegos, donde vive con su pareja hace dos años. Durante su conversación, narró: “amo el género femenino porque en la vida elegí, soy, me autopercibí como mujer y eso es lo que soy, no lo que creo. En esa sintonía, se refirió a las dificultades que tuvo que atravesar para lograr su deseo.

Angeline recordó su niñez, dura por los distintos aspectos que la vida le presentó: siendo la menor de tres hermanos, tuvo que cuidar a su papá enfermó y hasta sufrió abusos sexuales en una iglesia evangélica.

Esas cosas me marcaron. Yo tenía una infancia feliz. Imaginate hace cuarenta años ¿cómo le decías a tu mamá eso? Por eso siempre digo que hablen con sus hijos todo, tengan confianza. Yo lo pude hablar recién a los cuarenta y cinco años. En el medio tuve intentos de suicidio”, comentó Foti.

En ese sentido, continuó: “me costó dar el paso en Buenos Aires, donde permanentemente se veía mucha muerte, mucho maltrato de parte de la Policía, discriminación. Cuando me autopercibí, en Bragado me hacían pintadas en la puerta de mi casa. Imaginate, fui la primera trans documentada, fue un shock”.

Respecto al paso que dio frente a sus hijos, relató: “cuando me autopercibo con mis hijos fue un golpe muy duro. Yo los llevaba al colegio, iba a las reuniones de padres y iba como Angie. El más grande tendría 13 años, estaba en plena adolescencia y me planteaba que él quería un padre normal, y yo le decía: ¿qué es un padre normal para vos?, porque yo conozco a muchos padres normales que son los que me mandan mensajitos para estar conmigo, ¿qué es lo normal en la vida?, están los que no cuidan sus hijos, los abandonan y yo siempre estuve presente”.

Ahora Foti reside en Río Gallegos con su marido, ciudad a la que llegó por medio de su hijo adoptivo al que tanto quiere. Actualmente sigue en la búsqueda laboral esperanzada con la nueva Ley de Cupo Laboral Trans. Por último, mandó un mensaje a quienes pasan por una situación parecida: “sean quienes quieran ser. Si no llorás en silencio, no vivís, subsistís. Juéguense por su sentir, la vida de cada persona es muy importante y si te dicen no, hacé como Arjona y andá por un sí camuflajeado”.

Fuente: La Opinión Austral / La Mirada

Entradas relacionadas