La experiencia de combatir los incendios de Corrientes en primera persona

Bragado TV > La experiencia de combatir los incendios de Corrientes en primera persona

Tras su ardua y épica tarea combatiendo los devoradores incendios en la provincia de Corrientes, los bomberos bragadenses Abel Lotúmolo y Nicolás Fernández hablaron con BRAGADO TV: EDICIÓN CENTRAL y contaron en profundidad sus vivencias en la zona y sus sensaciones mientras apagaban las casi infinitas llamas.

Quien tomó la palabra en un principio fue el propio jefe del Cuerpo Activo del Cuartel de Bragado, expresando cómo fueron las primeras horas en dicha provincia y cómo se organizó la modalidad de trabajo de ellos y sus colegas. “Todos sabemos combatir los incendios, pero se necesita organización”, señaló.

El esfuerzo de Lotúmolo y Fernández se radicó en Santo Tomé. En este sentido, mencionó que los voluntarios se turnaban para despertarse entre las 7 y las 8:30 horas. Esta tarea incansable los hacía volver al comando (donde dormían) cerca de las 21 horas.

Respecto a los recursos que tenían, el jefe del Cuerpo Activo bragadense aseguró que “siempre parecían escasos porque es una lucha muy desigual. Aún así explicó que su tarea fue “salvaguardar vidas y bienes” y agregó: lo más importante fue salvar al pueblo, en este caso fue Santo Tomé, y lo que eran casas y escuelas.

El rol del estado en este gran siniestro ambiental fue un tema coyuntural a nivel nacional, y en alusión a ello Lotúmolo indicó: “hizo la diferencia, bastante. Eran tres helicópteros y dos aviones hidrantes. Hacen la diferencia, uno quisiera tener diez para poder hacer algo mucho más rápido y mucho menos traumático, pero en incendios de esta magnitud es casi imposible tener los elementos necesarios”.

Por su parte, Fernández calificó a la experiencia en Corrientes como algo “espectacular” y “totalmente distinta” a la que viven usualmente en nuestra ciudad. Durante la charla, destacó el aporte de los lugareños: “fue algo impresionante, en un momento terminas de apagar un incendio y aparecían tres o cuatro personas con agua, gaseosas o ‘sanguches’. Es lo que más me impresionó a mi, la solidaridad de la gente de Santo Tomé”.

Entradas relacionadas