La experiencia tener un bypass gástrico, bajar de peso y cuidar la salud

Después de sufrir varias enfermedades a causa de su sobrepeso, Melina Llincheta decidió cambiar su estilo de vida: se hizo un bypass gástrico y comenzó a cuidar más su salud. En diálogo con Gustavo Scarcelli en NUNCA ES TARDE PARA GUGA, la mujer bragadense narró su experiencia y cómo atravesó esa etapa.

Lincheta llegó a pesar casi 139 kilos, lo que le provocó diabetes, hipertensión, sensibilidad en la piel y demás patologías. “Pensé que podía ser la cabeza. Cuando pude conseguir un resonador, me analicé y me salió que tenía una hernia de disco y un disco desplazado. Con el sobre peso que tenía se iba agravando. Ahí tomé la decisión”, contó.

La vecina de nuestra comunidad insistió en que todos le aconsejaban livianamente que “dejara de comer” pero aseguró que no era simple: lo que atravesaba era una enfermedad. Bajo esa línea, continuó: “no es fácil. En mi caso fue la última herramienta”.

Respecto a la convicción de operarse para tener un bypass gástrico, comentó que surgió tras mucho tiempo en donde hubo indecisiones.Cuando pasó lo de mis piernas dije ‘o es esto o este cuadro se va agravar’. Yo tengo una nena chiquita, tuve miedo. Mi familia también tuvo miedo”.

Me siento re bien”, expresó Llincheta al ser consultada sobre su estado actual, a lo que agregó: “mientras estás en esa enfermedad no te das cuenta”. Al mismo tiempo, le trasmitió su mensaje a la gente que atraviesa esta situación: “las dudas siempre están y el miedo siempre está, es algo que todos tenemos. Te cambia la vida y es como que volvés a nacer”.

Entradas relacionadas