LA HISTORIA DE MARCELA ELÍAS: LA COMPRARON DE BEBÉ Y SE REENCONTRÓ CON SU FAMILIA BIOLÓGICA

Bragado se caracteriza por ser una ciudad relativamente chica, con poco más de 42.000 habitantes, pero con muchas historias para contar. Esta mañana, una vecina radicada en nuestro pueblo compartió su historia de vida, cargada de angustia pero también con satisfacción por haber logrado su cometido. Marcela Elías, o como ella se identifica ahora, Ana Paula, nació en La Plata en el año 72’, pero fue vendida por su abuela a los dos días, y desde entonces ha estado luchando incansablemente para dar con el paradero de sus padres biológicos.

El principio está en el primero de Noviembre de 1972, donde mi mamá después de estar 2 meses cautiva en la casa de una partera, me dio a luz y la partera me vendió. Quién hace la entrega es mi abuela, me vendió y ahí es donde nace ‘Marcela Elías’ y deja de existir Ana Paula, que vendría a ser el nombre que me apropio ahora con 48 años”, relató.

Ana Paula vivió durante 48 años con otra identidad, aún sabiendo que era una hija “substituta”, y no adoptiva, ya que en su partida de nacimiento figura como hija legítima de quienes la compraron. “Fui a Derechos Humanos en La Plata, y localicé a la partera, y la verdad es que por ese lugar nunca iba a encontrar a mi mamá y mi papá”, añadió.

Afortunadamente, y gracias a la difusión que obtuvo en las redes sociales, tras tantos años logró dar con familiares de sus padres biológicos y pudo establecer contacto con ellos, sin embargo Ana explicó que en el país hay más de 3 millones de personas con “identidades sustituidas”, y que en muchos casos, no logran dar con sus familias.

Una de las cosas que más llama la atención de su historia, es la malicia de la partera, quien en su relato le comunicó a sus padres biológicos que habían dado luz a un niño, y que estaba en España. Años más tardes, esa familia comenzó la búsqueda de una persona con un género que no correspondía al de Ana Paula.

A pesar de haber dado con el paradero de su familia biológica, Ana Paula sigue confrontando una serie de desafíos, como por ejemplo el hecho de que en este momento está buscando una quinta en Bragado para que sus padres puedan venir a la ciudad, ya que su hermana sufre de esquizofrenia y necesita vivir en un espacio adecuado.

Otra de las cosas a la tiene que enfrentarse, es al hecho de que han pasado muchos años sin conocer a su familia, y desgraciadamente no puede recuperar el tiempo perdido. No dormía porque tenía miedo de cerrar los ojos y que cuando me despertara mi mamá y mi papá desaparecieran”, añadió Ana Paula.

Entradas relacionadas