Los allanamientos de Gendarmería apuntaban a una banda narco que operaba en Argentina, Chile y Bolivia

El domingo último, tras un arduo trabajo de investigación que fue llevado a cabo por el personal de Unidades de Inteligencia de Gendarmería Nacional, con intervención del Juzgado Federal de Segunda Nominación de Santiago del Estero y la Fiscalía Federal de Primera Nominación, se logró desbaratar una banda narcocriminal que operaba en Bolivia, Argentina y Chile. La misma tenía conexión con Bragadoy los involucrados están siendo investigados.

La organización estaba encabezada por dos hermanos. Los líderes tenían sus nexos en Bolivia, donde compraban la droga que luego enviaban a Buenos Aires oculta en el doble fondo de un camión que trasladaba soja. Los hermanos, quienes son dos exefectivos de Gendarmería Nacional, solían esperar la sustancia en el límite de las localidades de Agua Blanca (Salta) y Bermejo (Bolivia). A través de bagayeros, la sustancia ingresaba a suelo argentino.

Los investigadores determinaron que la cocaína quedaba oculta en una zona montuosa. Luego, arribaban al lugar dos camioneros. Uno de los rodados estaba acondicionado para hacer el tráfico del estupefaciente. Tenía un doble fondo hermético. El cargamento era guardado en el lugar y luego partían hacia la localidad de Bragado (Buenos Aires).

El camión con el cargamento de droga siempre circulaba con un “puntero” que realizaba el “barrido” de la ruta. Se trata de otro camión que circulaba delante de él y le informaba al traficante sobre los controles policiales y de Gendarmería Nacional en las rutas del país.

Los camioneros fueron interceptados en la Ruta Nacional 16, en la ciudad de Monte Quemado –departamento Copo-. Los gendarmes, que “seguían” sus pasos desde hacía un par de meses, esperaban el traslado del cargamento de más de 100 kilos de cocaína. Los efectivos apostados en la ruta, divisaron una maniobra peligrosa de un camionero. Intentó doblar en “U” en una ruta nacional, para evitar el control. Fue interceptado y el camionero detenido. Su cómplice fue apresado posteriormente.

En la requisa, además de los 30 kilos de cocaína de máxima pureza secuestrada a los camioneros; los gendarmes incautaron la suma de 100 mil pesos y 7 mil dólares, además de los celulares y documentación valiosa para la investigación penal preparatoria del hecho.

Los gendarmes realizaron once allanamientos de manera simultánea en Tucumán, Salta, Buenos Aires y Santiago del Estero, lugares donde se realizaba la distribución de estupefaciente posteriormente. Incautaron celulares, computadoras, documentación, autos de alta gama y los dos camiones. Además, se procedió a la detención de los dos exgendarmes sindicados como los “jefes narcos”, los dos traficantes (camioneros) y tres nexos (distribuidores).

Los exuniformados tenían una gran “actividad”. Según se desprende de la investigación, los camioneros realizaban por mes dos “viajes”. Trasladaban la droga desde el norte del país hacia Buenos Aires. Luego, la sustancia era “enfriada” para ser distribuida entre sus clientes.

Los traficantes ocultaban la droga y la trasladaban hacia la provincia de Buenos Aires. En Bragado era enfriada y, posteriormente, era trasladada hacia la provincia de Tucumán (donde se proveían los narcos santiagueños), Mendoza y luego sacada hacia Chile.

Fuente: Nuevo Diario Web

Entradas relacionadas