Numerosa adhesión de propietarios de gimnasios y comerciantes al bocinazo contra el cierre de rubros

Una vez más los bocinazos se convirtieron en señal de protesta. Ocurrió ayer la tarde cuando una extensa caravana de vehículos hizo sentir el malestar de los propietarios de gimnasios, canchas de paddle, natatorios y otros espacios deportivos por el cierre que les imponen desde la fase 3. También se sumaron comerciantes de distintos rubros.

El bocinazo comenzó a las 19hs en la zona de la Escuela Comercial y se extendió rápidamente al radio céntrico. Sin embargo, el punto neurálgico fue el Palacio Municipal ya que los propietarios de gimnasios consideran que el Intendente tiene la potestad para autorizar flexibilizaciones.

Según comunicado emitido por los organizadores del bocinazo, “la marcha no es en contra de nadie, es a favor de todos y por derecho y la necesidad de trabajar y mantener nuestras fuentes de trabajo y los puestos que generamos”.

Opinan que cerrar los comercios y espacios deportivos “no es la solución, lo cual aseguran que “quedó demostrado el año pasado”. Aseguran ser conscientes del momento difícil que estamos pasando por la pandemia ya que “vivimos en Bragado y todos tenemos familiares, amigos o vecinos que fallecieron o están pasándola mal, pero también sabemos que nuestra situación es terminal y que si no trabajamos, muchos de nosotros comenzaremos a cerrar nuestros locales”.

Indicaron que “gran parte de la economía en Bragado es en negro, sabemos que muchos de ellos lo hacen como una forma de subsistir y otros solamente por sacar ventaja, y a ellos nadie los va a cerrar, ni restringir su funcionamiento, en cambio, los que estamos habilitados, con locales abiertos sí”. Reclaman que “es como pescar en una pecera” y advierten que “esto generará mayor marginalidad y fomenta el comercio desleal”.

Creemos que parte de la solución serían más hisopados y aislamientos con controles, como así el seguimiento de los aislados”, concluyeron.

Entradas relacionadas