Periodista radial pregunta qué pasó con la vacuna de un personal de salud de riesgo

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Gran malestar ha manifestado a BRAGADO TV la periodista María Luján Duhart debido a que su esposo es personal de salud de riesgo y aún no ha sido vacunado contra el COVID-19 a pesar de que ya le habían asignado un turno para la primera dosis. Pregunta qué fue lo que pasó y quién se quedó con esa vacuna.

María es propietaria de FM Identidad junto a su esposo Carlos Luján Enrique, quien posee domicilio en Bragado y trabaja en las oficinas de OSECAC de Alberti. Contó que él se inscribió en diciembre para recibir la vacuna y que en el mes de enero le pidieron sus datos desde la obra social para registrarlo nuevamente junto a todo el equipo.

Según la periodista, nunca apareció la asignación de un turno en la aplicación Vacunate, ni tampoco lo llamaron. Sin embargo, hace pocos días tomó conocimiento que ya se lo habían concedido en el mes de febrero, al cual obviamente nunca se presentó porque no fue notificado.

Hoy casi todos los trabajadores de OSECAC están vacunados. El único que falta es él, pero todavía no recibió ningún aviso para reponerle el turno que perdió. Mi queja es por qué no se comunican con uno cuando llega la vacuna y no te presentas, porque es ilógico que no te quieras vacunar si te habías anotado; si no fuiste significa que algo pasó”,  dijo Duhart, y agregó: “ellos dan por hecho que fuiste notificado y que no te querés vacunar, y no es así”.

Consultada sobre quién sería el responsable, apuntó contra Región Sanitaria y contra la posta del salón parroquial de Santa Rosa de Lima ya que “nos tendría que haber informado que llegó la vacuna”.

María enfatizó que Carlos es diabético y que no puede seguir lidiando para que lo vacunen. Necesita que le apliquen la dosis frente al riesgo que presenta para sí mismo y para terceros. Además, recordó que no es la única persona que no está vacunada pese a tener que estarlo y citó el ejemplo de su mamá, Clara Delfina Basualdo, de casi 85 años, quien aún sigue esperando.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Entradas relacionadas