Registro para no perder los subsidios y un régimen especial para inquilinos: las claves de la nueva segmentación de tarifas

Bragado TV > Registro para no perder los subsidios y un régimen especial para inquilinos: las claves de la nueva segmentación de tarifas

A partir de este mes los usuarios de los servicios de gas y electricidad pasarán a dividirse en tres grupos según su nivel de ingresos, niveles que determinan cuánto deberá pagar cada uno por esos servicios básicos. La medida fue dispuesta por el Gobierno el jueves por medio del Decreto 332/2022, donde se detallaron los distintos porcentajes de aumentos y quienes se quedarán sin subsidios del Estado.

Más allá de anunciarse la segmentación en las tarifas, se aclaró que las personas deberán registrarse y firmar una declaración jurada para seguir cobrando el subsidio. Para ello, se creará un Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) con un padrón de beneficiarios. De esa manera, los titulares del servicio deberán completar un formulario, se identificará la capacidad de pago de cada usuario y se otorgará el beneficio en caso de corresponder.

Bragado TV > Registro para no perder los subsidios y un régimen especial para inquilinos: las claves de la nueva segmentación de tarifas

El primer grupo de usuarios será el “nivel 1″ y estará compuesto por las personas de mayores ingresos. Deberán pagar el costo pleno de cada servicio debido a que son los que, a criterio del nuevo esquema, están en condiciones de hacer frente al costo de sus consumos sin necesidad de ayuda del Estado. Los usuarios del nivel 1 comenzarán a pagar el costo pleno del servicio a partir de junio. Pero la reducción de subsidios será un proceso gradual y se aplicará en tercios bimestrales. Al finalizar el año, este grupo ya estará abonando el costo de la tarifa sin subsidios.

En este grupo están incluidos quienes tengan ingresos mensuales netos superiores a 3,5 Canastas Básicas Totales (CBT) para un hogar 2 según el Indec. Es decir, ingresos por encima de $333.410, en base a los datos de abril. También estarán incluidos aquellos usuarios con “tres o más automóviles con antigüedad menor a cinco años”, “tres o más inmuebles”, “una o más aeronaves o embarcaciones de lujo” y activos societarios que exterioricen capacidad económica plena.

En tanto, el segundo grupo será formado por loas hogares de menores ingresos, para los fines de este nuevo esquema los principales destinatarios de subsidios a la energía. A diferencia del primer grupo solo tendrán un incremento anual, que de hecho ya se concretó total o parcialmente. El aumento fue del 21,4% para todo el 2022 y es el que se aplicó a las tarifas de electricidad los usuarios con ingresos netos menores a un valor equivalente a una Canasta Básica Total (CBT) la cual equivale a $95.260. Este “Nivel 2″ también ya sufrió un aumento en las tarifas de gas, pero no todo el previsto para este año, queda un ajuste del 7,7% todavía por aplicar.

El gobierno también incluirá en dicho segmento a quienes cuenten con un Certificado de Vivienda del Registro Nacional de Barrios Populares (ReNaBaP), domicilio donde funcione un comedor o merendero comunitario registrado, al menos un integrante del hogar con Pensión Vitalicia a Veteranos de Guerra del Atlántico Sur y “al menos un integrante con certificado de discapacidad y cuando todas las personas que viven en el hogar tengan un ingreso neto menor a 1,5 Canastas Básicas Totales, unos $142.890″.

Por último en el “Nivel 3″ estarán todos aquellos que no aplican para los dos niveles anteriores. En este caso los usuarios tendrán un aumento de hasta 42,7% este año y quedarán excluidos quienes tienen dos o más inmuebles o un vehículo de hasta tres años de antigüedad, con excepción de los hogares con al menos un conviviente con Certificado Único de Discapacidad (CUD).

Inquilinos

Para definir qué usuario integrará un nivel, se tendrá en cuenta los ingresos y propiedades de todos los integrantes del hogar y no solo del titular del servicio. Sin embargo, para integrar el Nivel 1 solo será necesario cumplir con una de las condiciones mencionadas.

Por otra parte, se creará una nueva categoría denominada “Usuario o Usuaria residencial del Servicio” destinada a los inquilinos de viviendas que podrían estar a nombre de titulares con altos ingresos. De ese modo, se evitará complicaciones para delimitar la segmentación.

Para solicitar la continuidad del subsidio, habrá una herramienta gratuita en todo el país, o bien, podrá hacer el trámite de manera presencial en las empresas prestadoras del servicio público o en la ANSES. Dicha información será clasificada, enviada al ENRE, ENARGAS o la autoridad correspondiente para su posterior implementación y comunicación al usuario.

Hasta el momento no trascendió qué datos se pedirán o qué ocurrirá con quienes no realicen la declaración jurada. Sin embargo, se estima que habrá cerca de 1,6 millones de clientes del servicio eléctrico y 1,2 millones de usuarios del servicio de gas que perderán los subsidios.

Aún así, el decreto confirmó que las personas en “Nivel 1″ empezarán a pagar el valor pleno del servicio a partir de junio, mientras que la reducción de los subsidios se aplicará de manera gradual y en tercios bimestrales. De ese modo, se estima que a fin de año los nuevos valores ya estarán aplicados según su segmentación. En caso de que un usuario sea alcanzado por el recorte de subsidios, podrá hacer el reclamo gratuito para el cambio de nivel.

Entradas relacionadas