REPERCUSIONES EN BRAGADO POR EL CASO DE VILLA GESELL: PROPONEN CREAR UN ACUERDO DISTRITAL DE CONVIVENCIA

En el marco del debate instalado a nivel nacional por el caso del joven asesinado en Villa Gesell por parte de un grupo de 10 rugbiers, el concejal Fernando Neri (Acción para el Desarrollo) elaboró un proyecto con el propósito de que el Concejo Deliberante fomente la creación de un Acuerdo Distrital de Convivencia.

El edil sostuvo que lo acontecido “no se trata de un hecho aislado de violencia” y que “debe interpelarnos como sociedad”. Aseguró que “solamente una actitud soberbia o necia nos haría considerar que las problemáticas que atraviesan a esos 10 jóvenes, nos resulta ajena”, y agregó: “el alcohol, las drogas, la falta de límites, la irresponsabilidad en la nocturnidad, etc. son también nuestros problemas, sobre los cuales, el Estado Municipal, las familias, los establecimientos educativos, las organizaciones intermedias y cualquiera de nosotros deben involucrarse”.

Neri citó los Consejos Institucionales de Convivencia de las escuelas como un ejemplo de un involucramiento por parte de las familias y el Estado para resolver situaciones. Habló de transpolar dichas experiencias en una Mesa Distrital de Convivencia donde se elabore un Acuerdo aplicable para todo el Partido.

NOTA COMPLETA DE FERNANDO NERI

Lo ocurrido con la vida de Fernando Baez Sosa en Villa Gesell debe interpelarnos como sociedad. No se trata de un hecho aislado de violencia. Tampoco se trata de un hecho de violencia que tenga que ver con la práctica de un deporte. Es innegable que se trata de un nuevo hecho que desnuda la existencia de una sociedad violenta, y de un Estado impotente, que debe esforzarse, ser imaginativo, receptivo y responsable en la búsqueda de soluciones ante esta creciente problemática.

En este luctuoso hecho que es noticia por estos días hay una víctima fatal, un joven como muchos de los que caminan por nuestro Bragado, pero además, 10 jóvenes que les correspondería una pena por la que recuperarían su libertad después de los 50 años. Las vidas de esos jóvenes que también podrían ser nuestros, –justificadamente- también se encuentran truncadas.

Solamente una actitud soberbia o necia nos haría considerar que las problemáticas que atraviesan a esos 10 jóvenes, nos resulta ajena. El alcohol, las drogas, la falta de límites, la irresponsabilidad en la nocturnidad, etc. son también nuestros problemas, sobre los cuales, el Estado Municipal, las familias, los establecimientos educativos, las organizaciones intermedias y cualquiera de nosotros deben involucrarse. Permanecer paralizados y mirando para el costado, permitirá que la violencia no cese.

Al igual que lo sostuve al presentar una iniciativa relacionada con la violencia de género, vuelvo a insistir en que la mitigación o erradicación de la violencia solo puede alcanzarse con el compromiso de todos y un nuevo pacto social que edifique relaciones más respetuosas entre las personas, que transforme en impensable cualquier forma de violencia.

Hasta tanto se produzca ese cambio en la sociedad, el estado debe motorizar iniciativas que permitan afrontar el cuadro actual en el cual se observan innumerables situaciones de violencia, que en muchos casos han desembocado en víctimas fatales, como ha ocurrido en el partido de Bragado.

El trabajo e involucramiento conjunto de la sociedad y el Estado ofrece oportunidades que deben acompañarse con acciones efectivas que permitan mantener el tema en la agenda pública, que se tome conciencia de la problemática y que ofrezca la mayor cantidad de herramientas para evitar que se llegue a situaciones de violencia efectiva y en muchos casos en desenlaces fatales. En tal sentido, es positiva la iniciativa presentada por el Concejal de la Coalición Cívica en Juntos por el Cambio Fernando Sierra, el cual propone que la Municipalidad de Bragado diseñe un programa de capacitación y concientización en temas de violencia para que se aplique en los Clubes.-

También es positivo observar, que aún con señales contradictorias desde el propio estado, exista parte de la sociedad que desee involucrarse en estos temas y poner límites a hechos que también son violentos. Un ejemplo de ello son los Consejos Institucionales de Convivencia que se forman en el ámbito de la educación. Los mismos son una expresión cabal de familias que se involucran, que reflexionan, que se hacen responsables conforman ámbitos trascendentales para lograr acuerdos de convivencia a los cuales los alumnos y sus familias se deben someter.

Es indudable que la familia y las escuelas es el ámbito principal para comenzar a edificar ese nuevo “pacto social” de convivencia. Por tal motivo los Acuerdos Institucionales de Convivencia deben ser apoyados propiciándose que los mismos se reconfiguren no ya en un pacto intra escolar, sino, que los mismos se amplíen a un gran acuerdo Distrital de convivencia. Apoyar estas herramientas es respetar la labor de los educadores y familias.

Es por eso que he presentado una iniciativa en el Concejo Deliberante para que discutamos el tema, para que convoquemos a Directivos Escolares, representantes institucionales y poder manifestar nuestro apoyo a lo que se resuelva en el marco de esos Acuerdos Institucionales de Convivencia y además, propongamos que la Dirección General de Escuelas y/o Intendente Municipal convoquen a la conformación de una Mesa Distrital de Convivencia que tenga como misión la elaboración de un gran Acuerdo Distrital de Convivencia, que aborde de manera armónica en el Partido de Bragado las mejores estrategias frente a distintas problemáticas en las que se encuentran inmersos nuestros jóvenes.

Entradas relacionadas