Temen que el techo del galpón y las paredes terminen de desplomarse y causen problemas a los vecinos

Grandes han sido los inconvenientes que generó el viejo galpón de la calle San Martín que se derrumbó ayer entre Laprida y Saavedra. A los importantes daños que causó en tres vehículos, se le suma el temor de los vecinos a que el techo no sea retirado prontamente y que pueda causar nuevos problemas al igual que las paredes laterales que aún siguen en pie.

Según pudo apreciar BRAGADO TV, una vez ocurrido el derrumbe se inició un rápido operativo para remover los escombros de la calle, el cual continuó desde temprano en la mañana de hoy. Sin embargo, el procedimiento no abarca lo que se encuentra en el interior.

Los vecinos presentan un malestar enorme debido a que consideran que los propietarios no tomaron las medidas de precaución necesarias frente a un derrumbe que era previsible y también por la falta de respuesta a sus denuncias debido a que el lugar no era limpiado como corresponde y generaba la proliferación de ratones.

El plus que se sumó ahora es el temor de los vecinos a que no haya una rápida reacción para retirar el techo y las paredes que quedaron inestables (algunas ya lo estaban desde hace mucho tiempo). Mostraron imágenes de las grandes grietas que se observan en los laterales y están muy preocupados de que un nuevo viento vuele los restos (incluido el techo) hacia sus viviendas o la calle (con todo el riesgo que implica).

Entradas relacionadas