UNA FOTO Y UNA ENTREVISTA QUE DICEN MUCHO SOBRE LOS PRIMEROS TIEMPOS DE BRAGADO

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Por Leonel G. Avila

Una fotografía publicada hace unos días por el Archivo General de la Nación en sus redes sociales y un fragmento de una entrevista, han captado el interés de muchas personas. El motivo es porque tienen conexión con los tiempos de la fundación de Bragado y también porque dejan en evidencia cómo era la vida de antaño.

La vinculación con los primeros años de nuestra ciudad no se debe al momento en que se tomó la foto o se hizo la entrevista, sino a lo que reflejan, ya que ambas corresponden a una nota que publicó la revista “Caras y Caretas” en el año 1918, o sea 72 años después de que se creara el Cantón Militar que dio origen al pueblo. En la imagen se ve a dos ancianas que vivieron durante los primeros años de Bragado (las llama “fundadoras”) junto a otras dos mujeres a las que describe como “hijas de fundadores”, pero nunca especifica sus identidades. En cuanto a la entrevista, se trata de un fragmento que resulta muy interesante debido a que permite conocer cómo se repartían las tierras cuando surgió nuestra ciudad y también la humildad que tenía aquella primera pobladora que fue consultada:

“— Para la fundación del pueblo, no teníamos más que solicitar el solar, la quinta, o chacra que quisiéramos poblar, en un papel de oficio en blanco.
— Señora, — prorrumpo al saberla indigente, — ¿por qué no solicitó usted tres, cuatro, cinco solares? ¿Una chacra?
— ¿Para qué? Yo no necesitaba más que un solarcito para vivir yo y los hijos que tuviera. ¿Qué me iba a hacer de los demás?».
(Fragmento de la entrevista de “Caras y Caretas” rescatada del olvido por el Archivo General de la Nación).

Tanto la foto como el testimonio resultan muy atractivos e importantes. Sin embargo, a los fines de conocimiento histórico resulta interesante agregar que los solares eran distribuidos con la condición de que fuesen habitados, motivo por el que no se podía mantenerlos vírgenes. Además no todo se entregó de una manera totalmente armoniosa, ya que Bragado (y en consecuencia todo lo que se hizo en él) se creó sobre las tierras que Mariano Biaus había adquirido con la Ley de Enfiteusis, lo que generó que en 1852 optara por iniciar un pleito judicial con la intención de exigir que le pagaran un arrendamiento.

Hoy, en el marco del 174° aniversario de la ciudad de Bragado, resulta oportuno saber un poco más sobre aquellos días de mediados del siglo XIX. Eugenio Del Busto bien merece nuestro homenaje por ser quien llegó a estos pagos en 1846 y dio el puntapié inicial para todo lo que surgió después, pero también es positivo saber que no estaba solo y que hubo otros hombres y mujeres que lo acompañaron en la travesía de aquellos primeros años.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Entradas relacionadas